Una sociedad injusta


¿Sabías que soy una persona?

¿Sabías que tengo los mismos derechos que tú?

¿Sabías que en muchas ocasiones no se me dan?

¿Sabías que cuando no se me dan, no me están tratando como a una persona?

¿Sabías que en ese momento me están tratando como una cosa?

Entonces,  ¿por qué me tratan como a una cosa en infinitas ocasiones?, ¿por qué no respetan mis derechos? o  ¿ por qué soy yo menos que vosotros? ¿Quién lo dice?

A lo largo de la vida siempre han existido clasificaciones de personas, por ejemplo: “los gays””los locos” “los gordos” “los pobres” “los ricos” “los discapacitados” “los emigrantes”, etc…

Cada vez que se hace una clasificación de personas estamos agrupando prejuicios, miedos e ignorancia.

En el caso de la “discapacidad ” como vosotros la llamáis,  también agrupamos. En el trabajo también agrupamos, en la vida diaria también agrupamos y, por supuesto, en los colegios también agrupamos y ahí es cuando salimos perdiendo los grupos más desfavorecidos.Normalmente es un grupo reducido y todas esas PERSONAS que están ahí, producen una mirada de entre pena, miedo, desconocimiento, nerviosismo, etc…

Ese grupo, en algunos casos, puede salir perdiendo. Perdiendo en derechos, en oportunidades, en muchísimas cosas y lo peor de todo, en vivir una vida digna como todos la queremos vivir, de la misma manera.

Ahora, por favor,  cierra los ojos e imagina que no hay grupos de personas, que no clasificamos y estamos todos revueltos. Que todos tenemos los mismos derechos, y que por igualdad se cumplen y se respetan.

Mucha gente pensará que los grupos son necesarios para dar las armas necesarias y otras muchas cosas.

Para mí, los grupos y clasificar personas, es un gran fallo de la humanidad que se viene haciendo durante mucho tiempo y que no se puede parar al menos que muchos resistamos a una sociedad injusta.

Tendemos a clasificar y hay cosas que se pueden clasificar, las PERSONAS no.

A vuestras dudas,  aquí está la respuesta:

Lucía y Belén

Anuncios

Un pensamiento en “Una sociedad injusta

  1. Aún en el siglo XXI persisten muchas costumbres antiguas, unas más dolorosas que otras. Se clasifican personas como si fueran cosas, se discrimina, mucho de ello tiene que ver con el desconocimiento, el miedo y la falta de educación. Felicitaciones por tu trabajo y un beso grandote a Lucía!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s