La Tolerancia


IMG_3825-0.JPG

No es lo mismo que tu abuela te diga: “cuando veas a Lucía en el patio del cole, juega con ella” a que tu madre antes de salir al parque te diga: “no saques los juguetes que te los puede quitar Lucía”.
Creo que está clara la diferencia y, si dejamos a un lado lo que a mi me pueden doler ciertos comentarios con los que convivo diariamente, y pensamos en los valores que se le están inculcando a dos niñas, deja mucho que desear en una de las partes, esa es mi sincera opinión.
A la primera niña se le está enseñando a ser tolerante, si algún día tiene la oportunidad de coincidir con Lucía o con otro niño con diversidad funcional, aprovechará los consejos de su abuela y le habrán enseñado un valor muy importante para la vida, tanto para ella como para nosotros.
Esta niña será tolerante hacia la diversidad, aceptará a personas que no son iguales que ella y compartirá momentos que le serán gratificantes.
En cambio, la otra niña nunca se acercaráa Lucía o cualquier niño con diversidad funcional porque lo va a asociar con algo negativo, como es que le quiten sus juguetes.
Pues bien, a lo mejor no es tan drástico, pero la educación en valores sí es muy diferente.
La diversidad se enseña en casa, la inclusión de las personas que no son igual que tú se aprende a través de estos comentarios. Puede que no creas que haces mal con este tipo de comentarios, claro, eso depende de qué valores quieres que tu hijo aprenda.
Yo no soy quien para enseñar a educar a vuestros hijos, no me lo planteo por favor, puesto que seguro tengo muchos errores con los míos, aunque sí me gustaría que reflexionarais por un momento, puesto que nadie esta exento de nada y a todos nos puede venir bien.

Y otra de las cosas que me gustaría mencionar, es que cuando nos ignoráis, cuando hacéis como si no estuviésemos, también estáis cooperando a esa exclusión social que tanto duele.
No somos muebles, somos personas, niños que sentimos, que nos duele que nos ignoren como a vosotros.
Si no hacemos caso es porque a lo mejor no estamos entendiendo la situación, no porque no queramos.
Quiero dar las gracias como madre a las personas por las que no pasamos desapercibidas, las que están cerca de nosotros y hacen que nuestro día a día sea mejor, ellas saben quiénes son.

Entonces qué, ¿aprendemos de Tolerancia?

Tolerancia significa respetar y aprender de otras personas, valorar las diferencias, tender un puente entre las brechas culturales, rechazar los estereotipos injustos, descubrir afinidades y crear nuevos lazos. Tolerancia, en muchos sentidos, es lo opuesto a prejuicio.

Pero ¿la tolerancia significa que se deben aceptar todas las conductas? Por supuesto que no. Las conductas que no respetan o que hieren a otros; como por ejemplo, ser malo o acosar a alguien, o las conductas que rompen las reglas sociales, como robar, no deben tolerarse. La tolerancia se trata de aceptar a las personas tal como son, no las malas conductas.

Podríamos pensar en la capacidad de saber escuchar y aceptar a los demás, valorando las distintas formas de entender y posicionarse en la vida, siempre que no atente contra los derechos fundamentales de la persona…

¿Cómo pueden enseñar los padres a tolerar?

-Observe sus propias actitudes. Los padres que desean ayudar a sus hijos a valorar la diversidad quizá sean susceptibles a los estereotipos culturales que aprendieron y hacen un esfuerzo por corregirlos.
Demuestre una actitud de respeto hacia otras personas.

-Recuerde que los niños están siempre atentos. Sea consciente de la manera en la que habla acerca de otras personas que son diferentes a usted. No haga bromas que perpetúen estereotipos. A pesar de que algunas de estas bromas quizá parezcan inofensivas, en realidad pueden ir en contra de la tolerancia y el respeto.

-Seleccione libros, juguetes, música, manualidades o videos con suma cautela. Tenga en cuenta el poderoso efecto que tienen los medios y la cultura popular a la hora de moldear las actitudes.

– Señale y hable acerca de los estereotipos injustos que se muestran en los medios.

-Responda a las preguntas de los niños acerca de las diferencias, de manera honesta y respetuosa. Esto les enseña que es aceptable observar y analizar las diferencias, siempre que se haga con respeto.

-Reconozca y respete las diferencias de su propia familia. Demuestre aceptación de las capacidades, los intereses y los estilos diferentes de sus hijos. Valore la singularidad de cada miembro de su familia.

-Recuerde que tolerancia no significa tolerar las conductas inaceptables. Significa que todos merecen un trato respetuoso y que ellos también deben tratar a otros con respeto.

-Ayude a sus hijos a sentirse bien con ellos mismos. Los niños que se sienten mal consigo mismos generalmente tratan mal a los demás. Los niños con autoestima alta se valoran y se respetan, y suelen tratar a otras personas con respeto. Ayude a su hijo a sentirse aceptado, respetado y valorado.

-Dé a los niños la oportunidad de trabajar y jugar con otros que sean diferentes a ellos. Al escoger una escuela, un campamento o establecimientos para el cuidado de niños para su hijo, busque uno donde haya mucha diversidad.

-Aprendan juntos sobre las celebraciones religiosas y los días festivos que no son parte de su propia tradición.

Cuando los padres fomentan la tolerancia en sus hijos, hablan acerca de sus valores y dan un ejemplo de las conductas que desean ver en ellos por medio del trato amable para con los demás, sus hijos seguirán sus pasos.

¿Cómo pueden enseñar los maestros a tolerar?

-La tolerancia se puede trabajar desde la infancia mediante el modelo y la actitud que el educador ofrece en el día a día.

-Las acciones educativas estarán dirigidas a la promoción del conocimiento sobre lo que tenemos en común con cualquier otra persona y sobre el modelo que damos de aceptación y respeto ante la diversidad.

-La educación para la tolerancia debe de tener en cuenta el respeto a la dignidad de la persona, desarrollar la cultura de la solidaridad y el compromiso; exponer que la diversidad es complementariedad y “no conflicto”.

-Ofrecer a los niños un modelo de relación en donde se pueda ver de forma natural la integración de niños de otras razas, de niños con necesidades educativas especiales; el trato igualitario en las oportunidades de formas de desarrollo y “estar en la vida” de niños y niñas, la integración en actividades dentro de la escuela de las distintas generaciones familiares, padres y abuelos; el conocimiento de otras costumbres procedentes de diferentes culturas, etc…

Un cuento para reflexionar

Nariz de serpiente

Carmelo Salmerón

http://www.youtube.com/

El desconocimiento lleva a juzgar mal a los demás, sobre todo si sólo se tienen en cuenta las apariencias. Éste es el tema inicial del libro.
Solamente la observación de la actuación y la manera de relacionarse, además de las preguntas
adecuadas, servirán para valorar justamente a quienes no conocemos.
Lo importante es el interior, que es donde se halla la verdadera personalidad.

Fuente original: http://salaamarilla2009.blogspot.com.es/2012/11/como-ensenar-la-tolerancia-en-los-ninos.html?m=1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s