Había una vez…la inclusión social


Imagen

Y… después de ver cuantas visitas recibe mi blog cada día, cuanta gente comparte en sus muros mis entradas, cuantos mensajes recibo para que les cuente y ayudarlas, cuanta gente se vuelca con nosotros tengo que hacer un parón y respirar…

Cuando hice este blog no pensé que pudiera llegar a esto, para mi es un honor, y a la vez me pregunto si está bien que lo haga y mi respuesta es: SÍ

Un día, cuando alguien me dijo:” Belén, tu hija tiene autismo” pensé en como iba a salir adelante con ese diagnóstico, ni siquiera yo sabía que era en realidad el autismo, pero no sonaba nada bien. Es lo más duro que me han dicho, como podía ser que esa niña de apenas dos años tuviese un diagnóstico de por vida y con cuantas piedras nos íbamos a encontrar, cuantas podríamos quitar…

Ese día, mientras iba andando de la mano de Lucía, camino al coche, me fallaban las piernas, no podía casi andar y respirar me costaba… pero decidí que tenia que hacer todo lo que estuviese a mi alcance para que ella saliese adelante. Lo que yo hice seguro que lo hace cualquier madre…

Me propuse aprender, informarme y vivir el día a día sin pensar en el futuro, ¿Quién sabe donde puede llegar Lucía? . Yo como madre quisiera que mi hija no tuviese autismo, pero sé que hay muchos profesionales que ni se imaginaban que a poco de cumplir los seis años estuviese como está hoy.

Proponerme ayudarla también incluye dar a conocer el autismo, desterrar falsos mitos, todo esto es lo mejor para su futuro y no es fácil. Yo trabajo cada día para superar sus dificultades y también tengo que trabajar para que la sociedad sepa que es el autismo. Para que no les pase como a mí cuando me lo dijeron.

El autismo no es una enfermedad, es una forma de pensar, de percibir las cosas y de actuar diferente y eso no encaja con nuestra sociedad, de ahí el rechazo, de ahí los falsos mitos. No os imagináis cuantos…

Lucía y todos los niños con autismo quieren, tienen sentimientos que no los pueden expresar como nosotros, pero que están ahí, y no están en otro mundo, están en este y de nosotros depende si se lo ponemos fácil o no.

Lucía, cuando estaba en mi vientre, no eligió tener autismo, no decidió que su vida iba a ser más difícil que la del resto de niños, no hizo daño a nadie para que la rechazaran cuando oyeran su diagnóstico o cuando no la entendieran, no pidió trabajar todos los días para superar sus dificultades en vez de jugar y no preocuparse por nada como hacen los demás niños.

Ella, desde que se levanta está trabajando, ¡ y no imagináis cómo! para superar todas sus dificultades, para que la entiendas y hacerse entender, para decir palabras, para interaccionar con niños, para comunicarse, para no frustrarse cuando no se la entienda,  y después de hacer todo esto, que no es poco, hace lo que los demás: jugar, divertirse, aprender… Tiene autismo, pero ante todo es una persona, una niña…

Entonces…¿alguien me puede decir porqué le tenemos que  echar por tierra ese trabajo que hace diáriamente a cambio de que los demás quieran aceptarla? No es justo.

Por eso estoy aquí, para contarlo, que mi hija  merece ser aceptada y que no la miren rara cuando oigan que tiene autismo, merece eso y mucho más. Ella no lo eligió, no lo olviden.

Y por último, agradecer a todas las personas que viven nuestro día a día y nos van quitando piedras de este largo y difícil camino, a toda la gente que se interesa en saber que es el autismo y ponen todo su esfuerzo en aprender, a todos los que comparten y divulgan mis entradas para que cada vez lo sepa más y más gente, a todos vosotros, muchas gracias por ayudarme a hacer realidad lo que un día me propuse y mejorar el futuro de Lucía y de otros niños con autismo.

Mientras más gente se conciencie y sepa que es el autismo ellos lo tendrán más fácil y podrán vivir en una sociedad que no excluya a nadie por una etiqueta o por no ser igual al resto.

¿Quién de nosotros es lo suficientemente “normal” como para decidir lo que es “normal”?

Quiero aprovechar para invitaros a escribir una entrada en mi blog, para concienciar, para dar información, para contar su experiencia como padres, familia o profesionales, para lo que queráis, siempre que gire en torno al autismo. Si alguien se decide que me la envíe a lahabitaciondelucia@hotmail.com , será un placer publicarla.

¡Muchas gracias!

Anuncios

Un pensamiento en “Había una vez…la inclusión social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s